Lo lindo de abrir gobiernos

Lo lindo de abrir gobiernos
Foto de www.flickr.com/mineduc

El pasado 7 de noviembre, la Municipalidad de Peñalolén (comuna del sector oriente de Santiago de Chile, caracterizada por su diversidad cultural y socioeconómica) celebró la ceremonia de premiación del concurso Proyecto Ciudadano Medioambiental, una iniciativa que reunió propuestas de decenas de colegios de la comuna para abordar el problema de la acumulación de microbasurales en el territorio.

Ante la necesidad de enfrentar este desafío de forma innovadora y sustentable, el equipo municipal -en un voto de confianza hacia su comunidad- decidió abrir el proceso de ideación a la ciudadanía, específicamente a las y los más pequeños de la comuna. Así, el Proyecto Ciudadano Medioambiental se presentó ante la comunidad escolar como un desafío abierto para que las y los estudiantes de la comuna soñaran y propusieran proyectos para solucionar el problema de la basura en Peñalolén. La promesa ganadora será implementada a partir de 2019 con recursos y apoyo de la Municipalidad.

Durante algunas semanas, a través de la plataforma Abre Peñalolén (uno de nuestros proyectos en Ciudadano Inteligente) decenas de cursos de entre séptimo básico y segundo medio de la comuna elaboraron, compartieron y difundieron sus propuestas con la esperanza de que sus vecinos y vecinas las votaran para ganar el desafío. Se trató de la primera vez en que niñas y niños pudieron participar en un proceso de toma de decisiones e involucrarse directamente con la política desde un enfoque basado en la confianza y la participación ciudadana.

A la etapa final del desafío clasificaron las cuatro propuestas más votadas en la plataforma. Cuatro propuestas creativas e innovadoras surgidas mediante procesos de reflexión e ideación liderados por niños/as de no más 15 años.

La ceremonia de premiación, en la que Ciudadano Inteligente participó como jurado, emocionó hasta las lágrimas. Un grupo de adultos, desde autoridades y funcionarios de la Municipalidad hasta miembros del jurado y otras organizaciones, presenciaron durante un par de horas cómo pequeños grupos de estudiantes vencieron el nerviosismo y, con el desplante que ya se quisiera cualquier consultor medioambiental, presentaron sus ideas, describiendo el problema y su diagnóstico, definiendo prioridades, componentes e hitos de la propuestas e incluso, en algunos casos, proponiendo un presupuesto acabado para su implementación.

La propuesta ganadora, “Composts que dan vida” del colegio Likankura, busca reutilizar el material no-orgánico para convertir microbasurales en huertos comunitarios y el material orgánico para hacer compost y abonar los huertos, con el objetivo de sensibilizar a la comunidad sobre la urgencia de la reutilización de los residuos.

El grito de emoción de las chicas del Likankura al escuchar su nombre se oyó en todo el ex Congreso. Sintieron que pueden ser escuchadas, que el mundo adulto valora su capacidad creativa y que no hace falta ser mayor de edad para comprometerse con el fortalecimiento de sus comunidades y el mejoramiento de su entorno.

Los aprendizajes de este proceso son varios, pero queremos compartir dos en especial:

¿Qué es Abre Peñalolén?

Abre Peñalolén es un proyecto que Ciudadano Inteligente desarrolló en alianza con dicha municipalidad, el cual busca facilitar a los municipios herramientas y canales para abrir desafíos de ideación, diseño e implementación de políticas y programas municipales a la comunidad.

Si bien Abre Peñalolén fue la primera versión de proyecto, hoy Abre -una metodología innovadora basada en los principios del crowdsourcing y gobierno abierto- se encuentra disponible para que otros municipios se animen y lo implementen en sus comunas o ciudades.

Se trata de perder el miedo, de acercarse a la comunidad, de confiar y de construir soluciones de forma colaborativa con las personas que habitan los territorios. En Ciudadano Inteligente estamos convencidos que este es el camino para la recuperación de la política como un espacio para la construcción de un mejor futuro y…¡qué mejor que partir con los más chicos!