Están abduciendo la democracia

Están abduciendo la democracia

Relato escrito por nuestro Coordinador de Incidencia, Octavio Del Favero.

La democracia es un sistema de gobierno que celebra las diferencias y propone diálogos. Que crea mejores vidas, más justas, con más derechos y que distribuye el poder para que todas las voces sean escuchadas. Con esta convicción viajé en representación de FCI a Washington DC, el centro de la política mundial, donde gobiernos, organismos internacionales, corporaciones y grandes ONGs negocian y debaten el orden mundial, para participar del Digital Trade Training organizado por Public Citizen.

Sabía que iba a tener que aprender sobre temas de los que hoy todos hablan, pero no todos conocen realmente (derechos digitales, privacidad, protección de datos, derecho al internet y neutralidad de la red) con una comunidad de expertos muy reconocida. Sin embargo, fue mucho más que eso: logré constatar cómo es que algunos están abduciendo nuestra democracia.

Un grupo organizado de grandes corporaciones -bancos, farmacéuticas, empresas tech, entre otras- representadas por el Gobierno de Estados Unidos, buscan trasladar discusiones acerca de la regulación laboral, tributación, propiedad intelectual, medio ambiente, entre otras, a foros internacionales inaccesibles para la ciudadanía, donde prima la ley del más fuerte. Están llevando las luchas que perdieron a nivel local a foros más favorables, sin transparencia, sin preocupación por la representatividad de la población, sin presencia de los trabajadores y a espaldas de la ciudadanía.

Todo el esfuerzo que hemos hecho por contar con una mejor y más representativa institucionalidad democrática está siendo sigilosamente subvertido. La lucha por contar con gobiernos y congresos donde se respeten las decisiones de las mayorías ciudadanas y los derechos de las minorías, donde la ciudadanía puede vigilar y ejercer un contrapeso efectivo de quienes les representan, donde luchamos para que las mujeres puedan participar en igualdad de condiciones que los hombres, corre el riesgo de quedar en lo anecdótico. La verdadera discusión se está desarrollando en otro lugar.

Este fenómeno nos obliga a pensar en formas efectivas de democratizar los espacios internacionales de toma de decisiones y combatir la cooptación de sus agendas y decisiones por intereses particulares. Con este viaje a EEUU confirmé que la cooperación internacional es urgente para abordar materias relativas a derechos humanos, medio ambiente, migración, seguridad, entre otras.

Hoy es más importante que nunca abordar estos desafíos con la urgencia y profundidad que merecen. Es por esto de porqué en Ciudadano Inteligente trabajamos día a día, impulsando, a través de nuestros proyectos, mayor participación ciudadana y más transparencia. Porque sabemos que la democracia puede transformarse. Porque sabemos que la democracia hace un mejor planeta. Luchemos para que no se vuelva extraña, ajena o remota. La democracia es nuestra, que no te digan lo contrario.